Al amor lo llamamos engagement

Te contamos qué es el engagement y para qué sirve medirlo.

Por Mana

Decías que era algo de moda, para no ponerte a leer sobre el tema. Ya es hora de que lo hagas y no para estar “en la pomada” (te tiramos un modismo vintage para acompañarte en el sentimiento) sino porque es una herramienta importante para armar tu estrategia de comunicación digital, para pensar indicadores que te permitan medir tus objetivos, para alcanzarlos, para medirlos… uf, para un montón de cosas.

Ahora que ya te convencimos de que sigas leyendo te contamos qué es: el engagement es la capacidad de una marca de crear una relación duradera con su público. Algunos dicen que esos vínculos para ser duraderos tienen que involucrar emociones. Ok, ¿eso es el amor? Algo así. Queremos enamorar al público para que no solo nos siga, también likee, responda, comparta.

Si nos basamos en la traducción de la palabra al español, ésta significa “compromiso”. Queremos construir compromiso, ok. En redes sociales decimos que ese compromiso se ve reflejado por la interacción de los usuarios con el contenido que publicamos en una cuenta. Cualquier tipo de interacción. Cómo interactúen depende de la red social y del contenido, por nombrar algunas de las causas, quizás las más evidentes.

¿Por qué es importante el compromiso de los usuarios con una marca? Vamos con otra pregunta: ¿De qué sirve tener un millón de seguidores en una fanpage si cuando publicamos un contenido tenemos 3 likes? Tenés que crear contenido que le interese al público al que apuntás en tu estrategia. Enamorarlo y una vez que lo hagas, engancharlo de manera que no te deje (?). Nos fuimos de tema.

Para saber cómo venís en este tema tenés que medir cómo interactúa el público con tu contenido, si es público que es seguidor de tu marca en las redes o es nuevo, si comparte el contenido en sus propias redes, si ingresa y con qué frecuencia a tu sitio web, etc.

Aprender y entretener

¿Cuál es la clave? Muchas encuestas y estudios de consumos de redes sociales, y de internet en general, afirman que la mayoría de las personas se conectan para aprender algo o para entretenerse, así que la clave está en que tu contenido aporte algo de información y sea divertido.

La creencia del marketing convencional es que la clave es hablar bien de la marca para venderla pero está comprobado que eso es lo que menos enamora. Acá creemos que eso ya no funciona y tiene olor a viejo. ¿A quién le interesa que el otro hable de si mismo y lo genial que es? Dejá de usar la naftalina de perfume y empezá a pensar como pensaría ese público al que querés llegar. A veces sirve imaginárselo, con todos los detalles, hasta el nombre: qué le gusta hacer, cómo se viste, qué lee, de qué se ríe, qué música escucha. Pará, calmate, partís de estereotipos como supuestos pero no te quedás encerrado/a en eso, ¿dale?. Hacé preguntas, contestá todas sus consultas, proponé interacciones, escuchá y así vas a ir conociendo a tus fans para poder ir generando mejor contenido.

Generá siempre contenido nuevo porque hay muchísimo, de todo, en las redes y tanto pero tanto que aburre. Así que para terminar, y ya que estamos ahondando en consejos va uno más: sorprendé.