¿Quiénes son los couchsurfers?

Una mirada sociológica acerca de los viajeros que usan esta red social.

Por Ignacio Goett*

Como en toda red social, para pertenecer a la comunidad Couchsurfing es necesario generar un usuario y completar un perfil. Es aquí donde uno debe decidir qué quiere mostrar y cómo quiere mostrarse frente a los demás, es lo que diversos teóricos llaman la construcción del yo sujeto en las redes sociales. Cuando se examina este tipo de fenómeno, es habitual considerar que en distintas redes sociales, como Facebook e Instagram, los sujetos involucrados mienten o exageran al narrar sus vidas en la Web. Aprovechando ventajas como la posibilidad del anonimato y la facilidad de recursos que ofrecen las nuevas tecnologías (la edición en tiempo real, la inmediatez), los usuarios de estos espacios montan espectáculos de sí mismos para exhibir una intimidad inventada.

Sin embargo, en el caso de Couchsurfing no cuenta el anonimato, cada uno debe generar un perfil verosímil y a la vez recibe recomendaciones y gratificaciones por parte de otros usuarios con los que mantuvo relación. En cierta medida, el usuario es proactivo a la cesión de su información personal como elemento necesario para intervenir en ciertas prácticas de la red, principalmente el hospedaje. El éxito o el fracaso que se logra dentro de estas plataformas dependerán exclusivamente de cómo uno se muestre. A la hora de armar su perfil, los usuarios recurren a diversas técnicas de creación de sí mismos.

Al investigar el fenómeno de Couchsurfing y sus usuarios, resulta evidente que todos están allí por un gusto en común: el viaje. El viajero se consolidó a través del tiempo en la imagen de un individuo de buena fe, aventurero, curioso, hospitalario y solidario, seguro. Esto es palpable en las publicidades en televisión, radio, gráfica y en los sitios web de agencias de venta de pasajes, de hoteles, de indumentaria técnica de montañismo o elementos de campamento. Consumidores sonrientes, amantes del azar, la diversión, los desafíos, cumplidores seriales de los tours preformateados y los puntos obligados de visita ofrecidos en las guías de bolsillo y las agencias oficiales de turismo.

Podemos concluir que no es posible delimitar un único sujeto usuario de Couchsurfing. La masividad adquirida por la plataforma fue desdibujando su esencia con la afluencia de nuevo público, yendo más allá del nicho de viajeros couchsurfers. En primer término, es necesario realizar una diferenciación entre quienes ingresan a la página de forma utilitarista y quienes interactúan asiduamente con esta comunidad. El primer grupo utiliza la red con la finalidad de acceder a alojamiento gratuito y en algunos casos también interesado por conocer lugareños de la ciudad que visitarán. El segundo grupo está conformado por quienes son miembros activos de la red, mantienen contacto por ese medio con usuarios de otras partes del mundo y en ocasiones participan de encuentros en sus ciudades surgidos a través de CS.

¿Vos con qué grupo te identificás?

 

*Egresado de la Licenciatura de Comunicación Audiovisual por la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM). El texto anterior es un extracto de su trabajo para el Taller de técnicas de investigación del mercado y las audiencias.